miércoles, 16 de octubre de 2013

Dos amigas,...

... un regalo

Los cumpleaños son una buena ocasión para regalar, 
 y cuando el regalo es inesperado,
creo que todavía se recibe con mayor ilusión.

Hace unos meses mi amiga Amaia quiso hacerme un encargo.
Se trataba de un broche en blanco y negro y hecho con cremalleras.
Como siempre, la pelota en mi tejado, una gran responsabilidad.

Pues bien, me puse a ello e hice varias versiones, de las cuales tenía como favoritas dos.
Pedí opinión en casa y estaban como yo, así que decidí aprovechar las nuevas tecnologías y preguntar a la destinataria,
y a pesar de que también tenía dudas, finalmente el modelo elegido fue este.


Bien, pues resultó que el día de la entrega coincidia con su cumpleaños, así que no pude menos que regalárselo.

A ella le gustó muchísimo, y la verdad que le quedaba genial en la solapa.
 Y aunque ella es de las que piensa que ya no somos niños para recibir regalos, yo creo que hacer y recibir regalos no tiene edad. 
A todos nos gusta y todos lo necesitamos.

Yo seguiré haciendo regalos, tenga la edad que tenga. Y espero que también me los sigan haciendo a mí.

¿Y a vosotros os gustan los regalos?