martes, 7 de octubre de 2014

Boda Rebeca y Javi (1ª parte)

Mi relación con Rebeca y Javi empezó con una pregunta.

"Nos casamos y no tenemos ni idea de que dar como detalle, 
¿igual tu nos puedes ayudar?"

Como una pregunta me lo tomé y les di mi opinión y les fui enseñando fotos de cosas que a mí me gustaban y me parecía que podían estar bien, encantada de ayudar.
Ellos también me mandaron fotos de cosas que les gustaban para que les aconsejara, 
y poco a poco fuimos caminando por el mismo sendero.
Finalmente, lo que en un principio yo me tomé como un simple consejo,
se acabó convirtiendo en un encargo.

"Nos podrías hacer...."

Por supuesto, encantada recogí el testigo y tras algunas muestras,
quedamos para conocernos y concretar finalmente cómo podían ser esos detalles.
Y aquí están, 50 preciosas muñequitas de gomaeva y tela, 
para lucirlas como broche en cualquier ocasión.


Elegimos 5 modelos  de telas diferentes, 2 peinados diferentes,
y muchos complementos, para que ninguna fuera igual a la otra,
lazos, sombreros, plumas, tocados, flores, tules,....


¿Qué os parecen, os gustan?

A mí me ha encantado hacer este trabajo, me parecen tan bonitas....

Después había que concretar la presentación.
Los broches eran los protagonistas, pero no nos podíamos olvidar del empaquetado.

Teníamos claro que los tonos tendrían que ser color chocolate con toques dorados-ocres,
 mismo color de las invitaciones, y aunque barajamos varias opciones
en estos detalles primaba el que fueran artesanales, 
así que finalmente nos decantamos por unos sencillos tarjetones color chocolate, 
con el toque dorado en los nombres de los novios y fecha del enlace,
 que irían ... bordados a mano,




un trabajo totalmente artesanal como veis.

Las 50 invitadas de la boda de Rebeca y Javi, iban a lucir estos broches en sus solapas, pero, ¿y la novia?, ¿iba a ser la única sin muñequita?.
No me parecía justo, así que de parte de Txuelagauzak, Rebeca también tendría su broche,
 pero tenía que ser uno diferente y más especial, 
uno que se notara que era para la novia, pero que pudiera lucir en otra ocasión.
Así que le hice uno que a mí me gusta pensar que podía haber sido su algo azul,


¿os gusta?
A ella mucho, como así me lo ha hecho saber...


Mi colaboración en la boda de Rebeca y Javi no acaba aquí, os iré enseñando más cositas
en próximas entradas.