martes, 19 de mayo de 2015

¿Montas?

No se si os lo había dicho,
pero a veces colaboro con una tienda de ropa de niños
por medio de la cual me hacen encargos de tartas de pañales y alguna que otra cosilla.
En esta ocasión una de sus clientas quería tener un detalle original
para una futura mamá.
Se decidió por una moto de pañales con colores acordes para un niño.
Este tipo de encargos siempre son un reto mayor,
porque no conoces a los destinatarios ni a los que hacen el regalo,
y por lo tanto desconoces sus gustos,
así que debes asumir toda la responsabilidad.
Contando con todo ello,
como siempre me puse manos a la obra y creo que el resultado fue acertado.

 






una moto en naranjas, azules y verdes, con todos sus detalles. 



La clienta quedó satisfecha y ya me hizo saber que a los futuros papás les encantó,
así que yo contenta.

Gracias por la confianza ciega.