miércoles, 25 de noviembre de 2015

Una taza retrato

Eider es una niña, inquieta, traviesa y simpática.
Hace poco que ha sido su cumpleaños,
y mi hija quiso hacerle un regalito.
Pensamos que un tazón de desayuno personalizado,
sería un original y bonito detalle.
Últimamente me estoy aficionando a pintar muchas de estas...,
así que me puse manos a la obra y el resultado fue este.



La verdad que el dibujo surgió sin más,
pero sorprendentemente la niña pintada en este tazón
se parece mucho a Eider, así que sin quererlo hemos hecho una taza personalizada al máximo.
Una taza retrato.
Y como mi hija no quiere ser la única sin su taza, he aquí la que le he hecho a ella para que sus desayunos sean más amenos.


¿Os gustan?,
animaros a regalar tazas personalizadas,
es un detalle práctico y original.
Como siempre digo,
¡nadie tendrá una igual!.