miércoles, 15 de julio de 2015

Izarrak/Estrellas/Stars

Hace unos meses se pusieron en contacto conmigo una ama y una andereño del colegio 
San Pedro Apostol de Bilbao.
Los profesores y alumnos de este colegio tenían una idea, realizar un cuento solidario para recaudar fondos, podéis verlo en este enlaceCuento solidario.
Con este cuento, Orlegi y las estrellas mágicas, pretenden romper las barreras de comunicación y mostrar que todos somos diferentes pero todos tenemos una magia interior.
En este cuento tenemos como protagonistas a un duende, Orlegi, unos niños y unas estrellas, y ahí es donde entro yo, con las estrellas.
Ellos querían que estas protagonistas tuvieran aún más significado y querían que cada cuento llevara una prendida. Se trataba de hacer estrellas diferentes, de diferentes colores.
El proyecto me atrajo y quise colaborar con él, y este es el resultado de mi trabajo.







No os voy a negar que ha sido un arduo trabajo,
 sobre todo por el poco tiempo que he tenido para realizarlo, 
pero el esfuerzo ha merecido la pena. 


Todas estas estrellas, 500 nada más y nada menos,
 ya están en las casas de todos aquellos que han querido colaborar con este proyecto.
Estas estrellitas ya forman parte de mí y de todos ellos. 
Y así es como lo han recibido cada uno en sus casas.


Este es el mío.


¿Qué os parece?
No dejéis de entrar en su página e interesaros por este cuento solidario, 
toda la ayuda es poca.
Y como de estrellas va la cosa, una mamá de un niño especial,
 me pidió que le hiciera una estrella especial para él.
Tenía que ser una estrella sensorial, 
con colores, texturas y sonidos que le puedan estimular.
Los colores elegidos, blancos, negros y rojos.
Texturas suaves y volúmenes en formas geométricas, ojos, nudos, un aro...
y en su interior un cascabel que suene cuando lo mueva.


¿Os gusta?

Espero que a ese niño especial, con magia interior, sí le guste 
y encuentre en esta estrella un buen compañero de cuento.

Gracias por pensar en mí para este trabajo, 
nunca agradeceré lo suficiente vuestra confianza,
vuestros ánimos cuando ni yo misma me veía capaz.
Ha sido un gran reto, en muchos sentidos, 
pero nada es suficientemente grande cuando hablamos de amor y solidaridad.

UN PLACER