martes, 30 de junio de 2015

No hay dos sin tres

Eso es lo que dicen ¿no?,
que no hay dos sin tres.
Por lo menos para mí y a lo que a esta tarta se refiere así ha sido.
A. y V. tenían un pequeño compromiso.
Una amiga estaba a punto de ser mamá, y querían tener un detalle con ella.

Tras mucho pensar en qué regalarle, al final se decidieron por una de mis tartas de pañales,
y de nuevo la elegida fue, mi reloj despertador.


En esta ocasión en tonos verdes y rojos, 
pero igual de bonita que las anteriores.
Ellas quedaron contentas con el resultado y yo también.

¿Habrá una cuarta?,
yo espero que sí.

Gracias A. y V. por confiar en mí para vuestros pequeños detalles.